Fútbol, Jugadores y Entrenadores.

1-El fútbol es así.

El fútbol no deja de sorprenderme un día sí y otro también, por sus manías, por sus tópicos, por muchas situaciones reiterativas que de forma negativa se dan una temporada tras otra, por el enorme despilfarro que los clubs realizan con fichajes de presuntos "cracks" que muchas veces no llegan ni a ser jugadores medianamente aceptables para jugar ni en tercera división, por decisiones inauditas, caprichosas y absurdas de dirigentes incompetentes que están más pendientes de lo que leen en los periódicos deportivos que de gestionar al club que representan con un mínimo nivel de inteligencia.

Con el hilo kilométrico de esta incapacidad manifiesta de la que muchos hacen gala podríamos dejar que la cometa del despilfarro y la incoherencia llegara al cielo y se pueden poner mil ejemplos de lo que digo y lo malo es que algunos hasta ven normal lo que sucede, ya que de otra forma no se explica que no se tomen medidas, que me atrevería a decir, tendrían que ser a nivel de consejo de ministros.

Hace poco y no vamos a dar nombres, aunque es de dominio público, salió en la prensa el "ranking" (¡algunos gestores pueden sentirse orgullosos e incluso colgarse medallas por la estupenda labor realizada!) de clubs de fútbol españoles de primera división con las deudas que tenían y con la suma de lo que deben se daría de comer a todo el continente africano como mínimo durante un año, pero esto es fútbol, y el fútbol es así y los que mandan tan tranquilos y sin que les salgan los "colores" (de la vergüenza o de la falta de ella).

2-El fracaso. ¿Mito o realidad?

El afamado psicólogo americano Wayne W.Dyer autor de libros de gran difusión tan conocidos como "Tus zonas erróneas" ó "Diez secretos para el éxito y la paz interior", dice que el fracaso es sólo una ilusión y pienso realmente que está en lo cierto.

Veamos un ejemplo con el fútbol. Si un jugador durante un partido tira a puerta tratando de conseguir un gol pero el balón se va a la grada y por ese fallo no se logra ganar, se puede pensar que eso es un fracaso y más si el partido es de vital importancia, pero analizando las cosas con frialdad simplemente se podría decir que es un hecho que ha producido un resultado, no un fracaso.

Se puede fallar un gol a puerta vacía, pero por muy llamativo que haya sido ese fallo nunca se debe de analizar en términos de fracaso, por que eso siempre va a condicionar las acciones posteriores que se vayan a realizar . Siempre hay que volver a intentarlo de nuevo y olvidarse del error anterior.

Volviendo a Wayne W.Dyer, dice que el fracaso es solamente una valoración y una cuestión de opinión, por lo tanto y en concreto en el fútbol, y esto vale para jugadores y entrenadores, no nos dejemos llevar por las valoraciones que realicen los demás. Que nadie nos haga creer que hemos fracasado en algo cuando un fallo simplemente es el resultado de una acción que hemos realizado y que siempre tendremos la oportunidad de volver a ejecutar correctamente, otra cosa es la importancia que queramos darle.

En muchas ocasiones no son los demás y es uno mismo el que se predispone a lo que creemos que es un fracaso, por eso hay que evitar en todo momento esos pensamientos negativos que nos encaminan directamente a que las cosas salgan mal por que producen ansiedad y depresión y eso nos condiciona enormemente.

Es el ego en estos casos un mal aliado por que nos atemoriza la idea de que digan de uno que es un fracasado y esa vergüenza puede con nosotros por que nos provoca angustia sólo de pensar que uno no va a estar a la altura de las circunstancias y esto en el terreno deportivo se da continuamente.

Si tomamos como referencia a los futbolistas existen determinados pensamientos que llamaríamos irracionales que les acompañan antes de un partido y que se deberían de reemplazar por otros más positivos para evitar esa sensación de fracaso.

Antes del partido:

Ejemplo "A": "Un futbolista quiere realizar un gran partido para que el entrenador quede satisfecho con su rendimiento, de lo contrario piensa que si su juego no ha sido lo suficientemente bueno, no va a volver a jugar de titular el próximo partido".

Pensamiento +: "El futbolista piensa en jugar el partido lo mejor posible y si le salen las cosas mal siempre volverá a tener otra oportunidad de volver a jugar de titular y seguro que las cosas le saldrán mejor".

Después del partido:

Ejemplo "B". "El futbolista piensa que debería de haber entrenado mejor antes de jugar el partido, cree que ha hecho el ridículo, se lamenta de haberse esforzado poco en los entrenamientos y se siente culpable de la derrota de su equipo".

Pensamiento +: "Voy a trabajar más y mejor en los entrenamientos para estar a tope en el próximo partido, se que lo puedo hacer mucho mejor y tanto las victorias como las derrotas son un trabajo de todo el equipo".

Para terminar, me gustaría decir que es muy importante cuando se producen malos resultados ó se cometen errores que se juzguen siempre los hechos con frialdad y que se procuren eliminar términos absolutistas y drásticos que se suelen dar en el deporte como expresiones de "este es un partido a vida ó muerte" ó "nunca volveremos a tener otra oportunidad", eso solamente sirve para añadir una dosis de presión "extra" que no beneficia en nada.

3-El aprendiz de futbolista.

Jugar al fútbol no es excesivamente complicado, cualquiera puede pegarle patadas a un balón, lo difícil es jugar bien y eso es evidente que no todos saben hacerlo. Sin embargo es posible mejorar la técnica y la forma de jugar en el campo para sacarle el máximo provecho posible a las cualidades propias si se realiza una práctica de forma continuada buscando en todo momento aprender y mejorar.

Para empezar seria importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

1- Hay que recordar siempre que el fútbol es un deporte de equipo en el que se realiza un trabajo de conjunto. Este concepto hay que tenerlo en todo momento muy claro y mantenerlo permanentemente en la cabeza. Cuando se juega al fútbol no se hace para obtener un provecho a nivel individual. Se trabaja para el equipo y lo que se ha de buscar siempre es el beneficio del grupo por encima de las individualidades.

2- Para economizar energía durante un partido hay que procurar que se mueva el balón más que el cuerpo. Si se empieza corriendo de forma alocada, sin sentido y sin saber dosificarse, el futbolista acabara agotado en poco minutos y no podrá aguantar el tiempo completo que dura un partido. Hay un frase muy conocida en el fútbol que dice que "el balón nunca se cansa ", pues bien, esto hay que saber aplicarlo en todo momento. Que se mueva el balón y no el jugador.

3- Hay que saber presionar al rival y no dejarle que reciba el balón con facilidad. Si se está encima de él será más probable que cometa un error al recibir el esférico, pero si uno se mantiene alejado del contrario dejará que lo reciba con comodidad.

4- Se debe procurar siempre adelantarse a los movimientos del contrario. Realizar la anticipación cuando se vea que el balón está viniendo hacia donde uno está y tratar de llegar antes que el contrario. Para esta acción es muy importante emplearse con la rapidez necesaria.

5- Al contrario siempre hay que procurar sorprenderlo, por lo tanto se ha de intentar realizar movimientos que no sean muy obvios para que el oponente no adivine lo que se va a hacer. Procurar utilizar para sorprender, el cambio de ritmo, por ejemplo moverse rápido y de repente detenerse cuando el rival se vaya acercando a uno para cuando menos se lo espere volver a moverse rápidamente y sorprenderlo.

6- Si un jugador tiene el balón en su poder y está jugando por el centro del campo durante un partido y ve que en esa zona se acumulan muchos jugadores (compañeros o contrarios), debe de procurar mandar el balón a las bandas, a los compañeros que jueguen en ese espacio y desde ahí puedan centrar sobre el área contraria para que los delanteros del propio equipo intenten el remate sobre la portería contraria.

7- Como ya se vio al principio, el fútbol es un deporte colectivo, no se debe intentar siempre hacer jugadas individuales cuando hay mejores opciones, siempre que se pueda hay que apoyarse en los compañeros, utilizar el pase, busca paredes, realiza triangulaciones, recordando que en fútbol existe una norma muy clara que dice: "El dribling es inútil cuando el pase es posible".

8- Lo dicho anteriormente no quiere decir que nunca se realicen jugadas de forma individual, eso también se debe intentar sin miedo, con confianza y con seguridad sobre todo si el futbolista tiene unas condiciones técnicas que se lo permitan, pero siempre buscando el beneficio del equipo y no el lucimiento personal y sabiendo en todo momento cuales son las situaciones apropiadas para realizar las jugadas durante el desarrollo de un partido.

9- Hay que procurar orientarse bien en el campo durante los partidos, sabiendo la posición que se ocupa y la que ocupan tanto los compañeros como los contrarios. Hay que tener un visión correcta del terreno de juego y recordar siempre que no sólo se interviene en el partido cuando uno tiene el balón, también se ha de jugar cuando no se tiene, que es lo más difícil.

10- Los partidos duran hasta que el árbitro pite el final, así pues, hay que mantenerse atento en todo momento, no relajarse ni estar excesivamente confiando cuando nuestro equipo vaya ganando, sobre todo si es por una corta ventaja, ya que en cualquier momento el contrario puede marcar un gol.

11- Hay que intentar emplearse siempre a fondo en los partidos. No rendirse nunca, ni desmoralizarse si algo sale mal. Hay que mostrarse siempre combativo, y además hay que procurar animar y ayudar a los compañeros y nunca reñir con ellos. Saber atacar y saber defender según el desarrollo del juego lo requiera y mantener siempre una mentalidad positiva durante el partido. Los entrenadores siempre valorarán enormemente esas actitudes.

12- Hay que procurar en todo momento jugar "limpio", pero tener cuidado con aquellos contrarios que no lo hagan pues el riesgo de que uno se lesione es mayor y hay que prestar mucha atención para no caer nunca en la trampa de entrar en el juego "sucio" que pueda emplear un rival respondiendo de la misma forma.

4-El entrenador y el rendimiento del futbolista. La decisiva influencia que ejerce el técnico en el trabajo del jugador.

Resulta indudable que el entrenador de un equipo de fútbol tiene que estar psicológicamente preparado para desarrollar su actividad ya que la psicología constituye un factor fundamental a la hora de realizar el trabajo que ha de llevar a cabo.

A nivel personal ha de encontrarse en las mejores condiciones posibles desde el punto de vista mental, en cuanto a motivación, fortaleza de espíritu y seguridad en si mismo y, no solo por el beneficio particular que esto le supone, sino por que es imprescindible disponer de un buen estado anímico para luego poder transmitirlo a sus jugadores.

El entrenador ha de plantearse una serie de objetivos desde el punto de vista psicológico tanto a nivel colectivo como individual. Al ser el fútbol un deporte de conjunto, el técnico tiene que realizar una doble faceta, la más importante es a nivel de grupo pero sin olvidar nunca el aspecto contrario en el que ha de preocuparse por separado de cada uno de sus jugadores y en el que muchas veces se verá obligado a intervenir a lo largo de la temporada, por que son muchas las situaciones que se pueden plantear a nivel personal y que guardan relación con el futbolista como individuo.

Las metas que el entrenador ha de plantearse desde el aspecto grupal y con relación al trabajo de preparación psicológica han de centrarse fundamentalmente desde mi punto de vista en conseguir motivar al equipo para la consecución de los objetivos que se han establecido durante la temporada en el desarrollo de la competición que se dispute. Lograr que el grupo crea firmemente en sus posibilidades, que se haga fuerte ante la adversidad y sobre todo que permanezca unido y sin fisuras en los momentos difíciles cuando las cosas no salgan bien y los resultados no acompañen.

A nivel individual tiene una gran importancia que a todos los futbolistas que forman la plantilla, con independencia de que unos jueguen más que otros, por que tiene que haber titulares y reservas, les deje claro que cuenta con todos ellos y, que todos son necesarios para el funcionamiento del equipo aunque jueguen más o menos tiempo durante los partidos.

Si el entrenador consigue que el jugador con independencia de su situación participativa en el equipo a nivel competitivo, se sienta importante dentro del grupo y sobre todo valorado y apreciado por su técnico, habrá logrado algo de vital importancia para llevar a buen puerto la nave del equipo y alcanzar todas las metas que se haya trazado, ya que habrá conseguido canalizar todos los esfuerzos de los miembros del grupo para que se dirijan en una misma dirección, buscando siempre el bien común y eso es indudable que repercutirá muy positivamente en el buen funcionamiento del equipo.

Resumen:

1- El fútbol tiene algo "especial" que engancha a millones de aficionados en todo el mundo, aunque días tras día, sigamos viendo cosas incomprensibles que suceden a su alrededor.

2-¿Existe el fracaso o es tan solo el resultado de una determinada acción?

3-Algunas cosas interesantes que conviene saber cuando se empieza a jugar al fútbol.

4-Los entrenadores de cualquier disciplina, influyen con su trabajo, de forma decisiva en el rendimiento de los deportistas.

Twitter Paco Arias

Formación On Line.

Cursos, Seminarios y Talleres a Distancia para Entrenadores Principiantes.

"Sentarse en un banquillo"