El Entrenador de Fútbol. Psicología y Liderazgo.

1-Objetivos del Entrenador a nivel psicológico.

Una cosa es el trabajo colectivo y otra el individual. En los deportes de equipo como es el caso del fútbol, el entrenador tiene una doble faceta, la más importante es a nivel de grupo pero sin olvidar el aspecto individual en el que muchas veces tiene que entrar por que la situación concreta de un determinado futbolista así lo requiere.

En cuanto a las metas que ha de plantearse a nivel de grupo desde el punto de vista de trabajo psicológico, lo fundamental por lo que ha de empezar es por conseguir motivar a su equipo en función de los objetivos que se han propuesto lograr a lo largo de la temporada. Conseguir que el grupo crea en sus posibilidades y hacerlo fuerte ante la adversidad y sobre todo lograr que permanezca unido en los momentos más difíciles cuando los resultados no acompañen.

A nivel individual es importante que a todos los futbolistas, con independencia de que unos jueguen más que otros por que tiene que haber titulares y reservas, les deje claro que cuenta con todos, que todos son necesarios para el funcionamiento del equipo, sean titulares o no y sobre todo que el jugador, aparte de participar en más o menos partidos, se sienta siempre importante dentro del grupo y que sea consciente de que con su esfuerzo está colaborando en el buen funcionamiento del equipo.

2-Liderazgo y fuerza de voluntad del entrenador de fútbol.

Desarrollar una poderosa fuerza de voluntad es fundamental para el entrenador de fútbol y de

esta forma ejercer un buen liderazgo. Sin ella no se consigue absolutamente nada en la vida, ni ser un líder deportivo ni cualquier otra meta que un individuo pretenda alcanzar. Hasta para lograr un mínimo objetivo, por modesto que sea, se necesita la dosis suficiente de fuerza de voluntad.

Una "voluntad de hierro" es el secreto para lograr cosas importantes, no sólo a nivel profesional dentro de una competición, también en otras facetas de la vida y es el único camino, ya que sin ella resultaría imposible que el ser humano consiga superar los obstáculos que día a día se le vayan presentando en la actividad que desarrolle, en este caso dentro del complicado mundo del fútbol.

El tesón, la tenacidad, el esfuerzo y la capacidad de sacrificio entre otras cualidades, forman parte primordial de esa fuerza de voluntad encaminada a conseguir lo que uno se propone de forma general y en particular a la hora de ejercer un liderazgo para que éste sea lo más eficaz y duradero posible.

Si la persona que desempeña el papel de entrenador tiene fuerza de voluntad, que viene a ser algo así como disponer de una disciplina mental para plantearse unos objetivos y no parar hasta conseguirlos, va a tener una poderosa y demoledora motivación para avanzar en su camino y no abandonar cuando tropiece, cuando los resultados no acompañen y el camino se haga cuesta arriba y la desmoralización por un determinado fracaso le haga arrojar la toalla.

Si el líder es líder, y un director de equipo, como es el caso del entrenador, lo es por algo y ese algo entre otras cosas, es una indestructible y poderosa fuerza de voluntad que día a día deberá ir acrecentando para mejorar cada vez más en su misión de conseguir un sólido liderazgo que dé como resultado una gestión con la máxima eficacia y rendimiento que garantice en la medida de lo posible los mejores resultados deportivos, en definitiva, ganar, ganar y ganar, que es lo que se le exige a los entrenadores y no sólo en los máximos niveles del profesionalismo, también en categorías de escalones más bajos.

Resumen:

1-El entrenador tiene en todo momento que lograr aumentar lo más posible el nivel de autoconfianza de su equipo y al mismo tiempo conseguir, que el grupo eleve al máximo su capacidad para afrontar las situaciones adversas que se producen durante la competición.

2-El liderazgo y la fuerza de voluntad son dos conceptos que se unen en el trabajo del entrenador de fútbol.

Paco Arias

Curso Liderazgo Entrenadores.